sábado, 14 de abril de 2012

Convérsame


Huy, como te recuerdo,
entre los andares del destino
entre compras,  entre gritos,
saliste del mercado,
cogiste una calle a tu derecha,
caminaste deprisa,
te seguí, te grité, volteaste a verme,
sonreí de alegría, camine contigo,
era sorprendente todo lo que me decías,
es mas ni recuerdo nada,
contemplaba tu boca al hablarme,
¡que bella! pensaba mi mente
cada vez que trataba hablarte
y después me quedé callado,
era sorprenderte tenerte a mi lado
y no podía decirte nada,
admiré por largo rato tu rostro,
¡que bella! repetía mi mente, sin darse cuenta
que me estabas preguntado algo,
embobado como siempre,
(porque me pasan esas cosas a mí,
cada que conozco a una chica y me gusta).

Tendré que volver a verte,
le pregunté inmediatamente,
me dijo – claro que sí, nada mas una cosa,
prepárate un tema para conversar,
porque eso de hablar sola, no se me da,
tendré por lo menos que escuchar un si o un no,
-si claro-, contesté inmediatamente.
qué emoción, que bella chica, sorprendente
a preparar el tema, pensé inmediatamente,
le dije adiós, y me beso, me beso dulcemente.

Fidel Cantú

0 comentarios:

Publicar un comentario