miércoles, 14 de marzo de 2012

Mujeres


Rostros de elegancia
pasos inigualables,
con miradas alegres
y sonrisas admirables.
 
Mujer de mil arreglos
entre tus bellos recuerdos,
a través del tiempo
y del espacio interno.
 
Arreglos oportunos,
inevitable sorpresa,
recurriendo al labial
das color a tu rostro,
dando paso al oportuno
que te atrapa con mirada
y pensamiento alguno.
 
Caricias del viento
a tu rostro perfecto,
palabras dulces,
emociones sinceras,
son las razones
del que se atreve a decirte,
con su suaves halagos,
con su aire altanero,
con su verso soberbio,
que eres mujer,
mujer del viento,
y del lugar que atrapaste
a cada uno en tu tiempo.

 

Fidel Cantú

0 comentarios:

Publicar un comentario