sábado, 11 de febrero de 2012

Donde quiera que estés


Los días pasan
a veces con angustia
a veces con nostalgia,
pensando en ti,
en tu sonrisa,
en tu voz,
y cada que me acerco a la ventana,
pienso que regresas,
pienso que observas nuestra casa,
escondida en algún lugar.

Trato de buscarte,
trato de no pensar en ti más,
pero la angustia por tu regreso,
me hace vulnerable ante el suceso.

Recuerdo cuando te vi,
aquella tarde de sol,
platicando con tu amiga,
me detuve un instante,
te observé detenidamente
y me alegró el corazón,
pues de tanto buscarte
te vi por siempre a mi lado,
de formar mi vida
contigo siempre enamorado.

Hoy, los días transcurren,
lentamente,
ya la noche se hace eterna,
y el día gris,
esperando tu regreso
para volver a ser feliz.

Te fuiste, me dejaste,
fue injusto para mi,
pues señalaste en tu discurso,
cuando en el altar nos encontramos,
que por siempre estarías,
que por siempre me amarías.

Tengo muy presente,
tu partida,
me tienes angustiado,
esperando tu regreso,
por qué me abandonaste,
por qué te alejaste,
si mi vida fue siempre
lealtad a la tuya.

No recuerdo ningún enojo,
mucho menos un grito,
solo tu partir,
que me entristece enormemente,
aquí me tienes,
esperando tu llegada,
esperando que regreses,
a mis brazos ya cansados,
a mi mente desquiciada,
regresa vida mía,
recuperemos el tiempo perdido,
sé que aún me piensas,
que aún sientes mis caricias,
mis reproches y alegrías,
de tenerte siempre conmigo,
de quererte aún y cuando te hayas ido.

Acepto tu disculpa,
tu perdón si es preciso,
pero regresa pronto,
regresa conmigo,
no quiero seguir con esta angustia,
no deseo vivir si no estás conmigo.

Ya han pasado veinte años,
de tu cruel decisión,
de mi angustia por tu regreso,
de tu orgullo impreciso,
de tu fatal pretensión.

Muy pronto partiré,
y tal vez, cuando regreses,
yo... yo ya no esté,
iré a descansar
lejos de la angustia,
lejos de nuestra casa,
de aquel hogar que formamos,
de aquel rincón en la tierra,
del cual te alejaste...

Solo espero que algún día,
pueda volver a verte,
y me expliques el por qué
te alejaste, el por qué...
¡me olvidaste!

Fidel Cantú

0 comentarios:

Publicar un comentario