domingo, 25 de diciembre de 2011

Tren


Eran las 11:15, y el tren
con mi vida se iba,
traté de detenerle
pero era necesaria su partida.

Busqué mil maneras
de retener su estancia,
no encontrando
ni rastro de su fragancia.

Ante la camilla,
una mujer de bata blanca,
se acercó a decirle
lo triste que estaba.

Pues al verle partir,
seguro entendería.
que del otro lado
su vida contenta  seguiría.

Encontrando una respuesta,
buscando soluciones,
preguntando a los doctores,
su necesaria intervención,
cuál fue mi sorpresa
que de cáncer pereciera
mi vida entera,
se ha ido,
en el tren de la vida,
tren de partida,
11:20 la salida,
sin retorno
a la estación.

Fidel Cantú

0 comentarios:

Publicar un comentario