domingo, 25 de diciembre de 2011

Paseo


Camino sin rumbo,
pisando la arena,
recordando lo nuestro,
me detengo un instante,
observo el mar,
y te empiezo a gritar,
esperando siempre
escuches mi hablar.

Pero son tan inútiles
mis gritos,
cuando sé que tú,
¡que tú no estás!

Detengo a la gente,
les pregunto por ti,
mostrando un dibujo
de tu rostro feliz,
aquel mismo, que cuando
paseábamos juntos,
hiciste para mi.

Sentí tristeza,
al no verte partir,
al escuchar a la gente,
lamentarse de mi…

-¡Pobre muchacho!
tan feliz que era,
se fue sin despedirse,
la ingrata cualquiera.

Paseo en la playa
esperando encontrarte,
camino sin rumbo,
volteo sin verte.

¿A dónde te has ido?
¡quisiera saberlo!,
terminar con la angustia
y dejar de buscarte,
continuar mi paseo...
sin ti no deseo.

Fidel Cantú

0 comentarios:

Publicar un comentario