domingo, 18 de diciembre de 2011

La Carta

Cada mañana
que pasaba el cartero,
una señora le preguntaba:

-Buen día señor, ¿Hay carta para mi?

-No, señora, no hay carta hoy para usted.


-He esperado a que mi amado me escriba,
hace tiempo que se fue,
estoy al pendiente día con día,
pues no he sabido de él.

-Alégrese señora,
que no decaiga su ánimo,
cuando menos lo espere,
la carta llegará,
y usted contenta se pondrá.

-Si, señor cartero,
han pasado veinte años,
que mi marido se fue,
me dijo que escribiría,
pero el tiempo pasó,
y mi corazón, ya se cansó.

-Señora bella,
alegre su vida,
el pasado quedó atrás,
deje que su corazón vuelva a amar.

-Gracias señor cartero,
por sus palabras sinceras,
pero mi marido me escribirá,
y él volverá,
seguiré esperando,
mañana usted vendrá,
y seguro la carta traerá.

-Bien señora,
mañana pasaré,
y noticias le tendré,
ojalá y así sea,
que la carta esperada
traiga para usted.

-Adiós señor cartero,
que su camino sea tranquilo,
que las cartas que trae,
sean buenas noticias,
para la gente del pueblo.

-Gracias, ¡señora bella!
ojalá y así sea.

Fidel Cantú

0 comentarios:

Publicar un comentario